Diseñado por Freepik
Relatos cortos

(C)olores

Abro la ventana. La suave brisa acaricia mis ganas de besar las nubes. Hemos hecho un trato. Ellas se quedan allí, contemplándome, mientras yo me invento que puedo volar, que las rozo sin permiso, que me pierdo en su estado acuoso en suspensión, que me diluyo con ellas, que nos deshacemos hasta convertirnos en esa lluvia que mimará tus mejillas cuando mires al cielo.

Diseñado por Freepik

Y en ese viaje, en el que lo terrenal se escapa para dar paso al estado gaseoso, a lo atmosférico, vendrán a buscarme todos los recuerdos que construí con mis sentidos. Y recordaré los colores. Verde, amarillo, azul, rojo, magenta, púrpura, ocre y negro. Y rememoraré tus palabras. Vagas, perdidas, certeras, olvidadas. Y se marchitarán las texturas, los sabores. También los sinsabores. Porque aquí, en esta nueva dimensión, solo habitan los olores. Los que me acompañaron desde que desperté a la vida sensorial.

Diseñado por Freepik

Me envolverá ese olor a las sábanas recién lavadas. Olor a casa, a seguridad, a cobijo, a sustento, a “nada puede pasarme”, a niñez, a sonrisas sinceras y sueños encapsulados en las cuatro paredes de una habitación infantil. Me arrullará el aroma de la colonia de mamá. Aroma de amor sin condiciones, de darlo todo en cada suspiro, de comprensión, de charlas interminables, de besos sin parangón y de quién es irremplazable en este mundo.

Diseñado por Freepik

De pronto, me asaltará la fragancia a lavanda y a pino. Que, no sé por qué, siempre identifiqué con el abuelo. Fragancia de risas, de café con galletas, de preguntas en un sillón y dos orejas siempre dispuestas a escuchar, de cancioncillas únicas, de juegos y cuentos, y de despedidas tristes. Tendré la guardia baja, pero vendrá a mi rescate el perfume de las pinturas y la plastilina, que me hicieron compañía en el colegio. Perfume de comienzos, de nuevos amigos, de nervios e inseguridades desconocidas, de retos y castillos en el aire, de primer día de curso, de figuras surrealistas, de mentes – intrépidas y sin corromper – vigiladas solo por la imaginación aún más desbordante de sus compañeros.

Diseñado por Freepik

Flotando, nadando en la inmensidad de milésimas gotas que me otorgan el don de mantenerme sobre tales estratos, bucearé en ese olor a café en la cocina. Olor a sábado y domingo, a  mañanas de despertarse tarde, de experimentar con los dulces y los salados, de paseos bajo el sol, de bicicletas imparables, de siestas que aguardan a que abracemos el sofá. Me calarán hasta los huesos esos matices a tierra mojada. Pizca de otoño, de invierno, de día de manta y de carreras bajo el paraguas, día de botas, de abrigos, de bufandas, de recogimiento en la guarida del hogar, de chimenea centelleante mientras nos contamos mentiras creyendo que mañana la tormenta amainará.

Diseñado por Freepik

En contraposición, notaré en mi nariz cómo viene a visitarme el aroma del mar. Salado, picado, picante, espumoso. Me retrotraerá a esas jornadas de no hacer nada, de tumbarse sin más, de chiringuito entre sonrisas, de sonrisas entre olas y de olas rompiendo sobre mi piel, a la deriva. De solo querer nadar. Aspiraré, convencida, y descubriré las bondades de esa esencia a cerrado y humedad. Esencia de salón de actos, de teatro, de ensayo general antes de la función de Navidad, de obras a medias, de aplausos enérgicos, de risas tras las bambalinas y de saludos al final.

Diseñado por Freepik

No querré regresar. Me rodearán los olores a cloro, a tardes en la piscina municipal aprendiendo a nadar; a romero, a rutas por la montaña y a bocadillos que, siendo los mismos, no saben igual; a aquel perfume que me compré a los trece años, a adolescencia, a confusión; a naftalina,  a guardar y reservar, a empaquetar para el próximo año; a libro nuevo, a historias por contar,  a lecciones por aprender y mundos que escrutar; a pan recién hecho, a domingo, a paella en familia y dos cervezas además; al ambientador del coche de papá, a limpio, a organizado, a certeza y a más conversaciones que jamás se diluirán.

Diseñado por Freepik

Completamente asediada, dejaré que me lleven con ellos, continuaré elevándome sobre las nubes, recorriendo mis vivencias y recuerdos, dejando que todos mis olores me ayuden a volverlos a experimentar.

Sí, todos y cada uno de los olores que me acompañaron desde que desperté a mi vida sensorial.

Diseñado por Freepik

María Reig

Anuncios

3 comentarios en “(C)olores”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s